octubre 18, 2010

Marciano

Hace ya varios años, la antropóloga Lourdes Endara publicó el libro “El marciano de la esquina: imagen del indio en la prensa ecuatoriana durante el levantamiento de 1990”.
Endara señala que “Para todas las sociedades el “otro” es siempre un marciano. La reacción frente a las acciones de esos “otros” obedece al mismo principio señalado para el caso de los marcianos. Cada nuevo dato sobre ellos es leído o mejor dicho connotado a través de los filtros de los conocimientos previos acumulados social y colectivamente por las sociedades”.
Así, para algunos resultarán raros los andares de un compañero nuestro que es Marciano de verdad: Marciano Amaya Pretel, comunero de Anricsha, en la provincia de Contumazá, y Coordinador Bibliotecario de aquel Sector.
Comenzó como bibliotecario hace unos veinte años; luego fue elegido Coordinador y ahora también es miembro del Programa Comunitario que acompaña a los niños con capacidades proyectables en el campo.
Marciano camina cargado de libros visitando a las comunidades; horas y horas marcha de cuesta, incansable. Y atendiendo a los niños y sus familias.
Hace poco estuvo incluso mal de salud, casi imposibilitado de caminar. Y sin embargo siguió. Y sigue.
Jamás debería parecernos de marcianos el compromiso y la entrega. Pero sí de Marcianos.

No hay comentarios: