marzo 31, 2011

Los hilos de la vida


Queridos compañeros y compañeras:
Ocho patas y un cuerpo dividido en dos despiertan por un lado asco en mucha gente, pero por otro lado –sobre todo– respeto por el arte de sus tejidos.
Ágil y aparente convierte hilos sueltos en una red compleja.
Por eso, mundialmente le cedieron acceso a mitos y cuentos y siempre simboliza algo parecido: es tejedora de la ilusión, enlace entre mundos, cuidadora del hilo de la vida. Las arañas unen con gran habilidad pasado, presente y futuro. Con paciencia, alerta y agilidad se crean un hogar en las imágenes de todos los tiempos. Si uno se enreda en una de esas, le rozan esas imágenes por fracciones de segundos.
Las arañas son las maestras más grandes de este mundo si se trata de la construcción de redes sólidas. Nos enseñan eso. Nos cuentan cómo unir hilos sabiamente entre sí para lograr a la vez estabilidad, permeabilidad y movilidad en un diseño casi inquebrantable. Reciben cambios externos, pero éstos no lo destruyen. Las arañas siguen las ondas mientras mantienen su centro.
Desde muy pequeña ya sabía que todos estamos hechos de hilos brillantes. Y por eso todo y todos somos conectados.
Nuestra vida no es otra cosa que una red de hilos tejidos: de vez en cuando anudados, entrelazados, sin orden y otras veces permeable, creativo y completo.
Si me pongo en movimiento, si actúo, eso se transfiere a mi alrededor. Si envío palabras y pensamientos en este mundo recibo una reacción.
Sobre todo la palabra escrita: es un tejido artístico que nos puede dar fuerza, que nos envuelve y nos abriga.
Desde hace ya 40 años, ustedes tejen con mucho más que ocho patas y dos cuerpos, con mucha sabiduría, infinita energía y con un esfuerzo creativo, símbolos, sapiencia, rituales, melodías, colores. Y de eso crean una red de paisajes de palabras, que a su vez hace emerger un todo.
Han tejido esta red en toda la región de Cajamarca, en todo el país, pero también hacia los vecinos, ¡y hasta en lugares más remotos aún relampaguean de vez en cuando las hermosas contraseñas de sus quehaceres!
Por eso, cuando ahora les felicito muy de veras por el 40 aniversario de Bibliotecas Rurales, esa cifra causa emoción; pero a la vez debería corregirse, porque si bien matemáticamente es correcta, debería llevar muchos ceros más si nos sumergimos en la historia. ¿No son acaso más bien miles o miles de miles de años que ustedes son y serán?; ¿acaso todas sus mantas tejidas no se remontan a los conocimientos que han recibido a través de sabias transmisiones, emocionantes mitos, antiguas tradiciones?; ¿no han ustedes sabido incorporar todo eso en su propio tejido de la vida y así lo han hecho revivir?
Día tras día, ustedes recogen los hilos de sus antepasados para seguir hilándolos.
Así se forman patrones inconfundibles como si fuera una telaraña en espiral, como la de la araña. Son circuitos de la vida. Con eso, ustedes se parecen mucho al pasado, presente y futuro de la araña y su habilidad.
Desde hace muchos años, ustedes avanzan caminando por las redes de la vida, soportadas y sostenidas en este conocimiento antiguo; nos dejan participar de eso y así enriquecen a los demás de muchas maneras.
Todo lo que aprenden lo hacen palabra, de palabras hacen libros y los libros hacen y cambian al hombre.
Para el futuro les deseo muchos encuentros con personas que saludan esos cambios, que dejaron su miedo a las arañas, que saben presentarse sin temor y con curiosidad ante estos seres de muchas patas, que no desean matarlos sino simplemente aprender de ellos.
Desde mi propia experiencia les aseguro que ustedes sí saben envolver con destreza y que uno se enreda en su proyecto con mucho entusiasmo; huir ya casi no es posible, pero la diferencia abismal es que ustedes llenan capullos vacíos con vida, ¡no a la inversa!
Por eso les agradezco mucho.
Abrazos muy fuertes, siempre
su Kyra

No hay comentarios: