noviembre 15, 2019

25 años del Programa Comunitario

Que broten las palabras…
Hace 25 años, los coordinadores del Programa Comunitario para el acompañamiento de niños con capacidades proyectables empezaron a dar los primeros pasos en las comunidades campesinas de Cajamarca.
Hoy, 15 de noviembre, la Red estará conmemorando esta fecha. Les invitamos a participar en esta celebración.
Sabemos que no todos los que perteneces o han formado parte de esta marcha en algún momento pueden estar presentes personalmente. Pero también sabemos de su cariño y solidaridad que no tiene límites ni fronteras.
Estaremos juntos, todos, como familia, como siempre.

octubre 31, 2019

En Magdalena

Nuestro amigo José Julio Estela llevó consigo, al distrito de Magdalena, Cajamarca, una colección de nuestra Biblioteca Campesina – Serie “Y otros cuentos”.
Apenas pasados unos días ya nos escribió con vivo estusiasmo:
“Es increíble lo que se puede hacer. Los estudiantes del colegio se motivaron mucho y en el recreo siguieron leyendo y escuchando lo que leían los demás. Luego contaron y dibujaron. ¡Hay algunos que ya se apuntan para contar sus propios cuentos! Después, de otras aulas, todos estos niños pidieron leer cuentos cajamarquinos en sus horas libres. Gracias por el obsequio de Bibliotecas Rurales: ¡estos cuentos fascinan a los niños!”.

Encuentros

El entusiasmo y el compromiso de nuestro compañero Alfredo Mires y de los coordinadores de Bibliotecas Rurales, de toda nuestra organización y de las organizaciones que se solidarizan con nosotros, están haciendo posible la promoción de lectura y el rescate de nuestra cultura en Instituciones Educativas de diferentes comunidades.
El Encuentro de Bibliotecas Rurales con las Instituciones Educativas en nuestra Central ha sido una oportunidad para sentirnos, una vez más, orgullosos de nuestras raíces y, como buenos comuneros, compartir técnicas y estrategias para atender en las bibliotecas, aprender juntos, celebrar nuestros logros y reflexionar acerca de nuestras falencias.
Y, como si fuera poco, disfrutar de la tradición oral plasmada en los libros producidos por la Red y del sabor de nuestros productos que se juntaron otra vez en la olla común.
¡Qué escuela solidaria y viva compartimos aquí!

Grata visita

Recibimos la visita del pintor contumacino Óscar Corcuera Osores. De la mano de su hija Rocío vinieron hasta la sede central de nuestra Red de Bibliotecas Rurales de Cajamarca para conocer la experiencia y presentarnos el libro que la familia Corcuera editó sobre Oscar E. Corcuera Florián, nacido en 1885.
Agradecemos y celebramos su grata visita.

Nueva BRIE

Luego de un taller en Cajabamba, la profesora Sonia Eslava se animó y animó a su comunidad de la institución educativa para que juntos solicitaran su biblioteca rural; así que hoy los niños, niñas, familias y profesores de la IE Nº 82289 cuentan con su biblioteca rural para leer más y mejor nuestra tierra, nuestras tradiciones cajamarquinas y aprender a ser más juntos, en comunidad.
La señora Antonia Loya Torres es la bibliotecaria de esta BRIE (Biblioteca Rural en Institución Educativa), a quien ¡felicitamos y agradecemos el entusiasmo.

En San Juan de Cuñacales

Y ahora la comunidad de San Juan de Cuñacales, en la provincia de Hualgayoc, ya tiene su biblioteca rural.
Muchas gracias a nuestro compañero Víctor Carranza, Coordinador del sector y animador de la iniciativa. ¡Felicitaciones!

Vivir sin burbujas

Llegué al Ecuador hace poco, por razones de estudios.
Justo a punto de llegar a la frontera, el personal del bus nos avisó que debido al paro que se había iniciado allá, era posible que no llegáramos a nuestro destino. Logré sin embargo llegar a Quito y, allí, un inesperado golpe de realidad cambió mi percepción sobre el continente y su gente.
En Ecuador, hace poco se había aprobado un decreto que multiplicaba el costo de los combustibles y, por lo tanto, el costo de vida se había duplicado. Un amigo me contó que, por ejemplo, su padre –que trabaja en la distribución de víveres en la ciudad– usaba un estimado de $10 para cubrir una jornada completa de trabajo; a consecuencia de ese decreto, el señor invertía ahora cerca de $26 diarios.
En los días siguientes la lucha se agravó con la inserción de las organizaciones indígenas y el despliegue de las fuerzas estatales a lo largo y ancho del país.
Dentro de las universidades –para gran y grata sorpresa mía–, se organizaron brigadas de ayuda para los compañeros que día con día defendían la soberanía de su pueblo.
Sería no solo loable sino también necesario que, en el Perú, los grandes centros de estudios se convirtieran en un referente para el cambio en tiempos similares, que en mi patria no faltan. Porque está muy bien propiciar la investigación y el cultivo del intelecto, pero esta labor debe estar siempre acompañada de actividades por la solidaridad y el bien social. Problemas en nuestro continente nunca faltan, por lo que no podemos ser indiferentes a situaciones como esta, sobre todo si son directa o indirectamente el motor del desarrollo de nuestros conocimientos. Dejar de vivir en una burbuja y empezar a palpar la realidad, bajándonos de los absurdos pedestales impuestos por la sociedad.
Rumi Mires, octubre 2019

septiembre 26, 2019

1º Encuentro de las BRIE

Los días 13, 14 y 15 de setiembre realizamos nuestro Primer Encuentro de Bibliotecas Rurales en Instituciones Educativas, al que asistieron estudiantes, profesores y directores de varias provincias de Cajamarca que ya hacen parte de la gran familia de la Red, voluntarios y bibliotecarios comprometidos con la tradición cultural cajamarquina y quienes están dispuestos a emprender la gesta de inspirar la lectura transformadora y crítica. Y para fortalecer nuestros vínculos con la tierra y la comunidad.

Biblioteca en San Martín

La profesora Gabriela García, bibliotecaria de nuestra Red de Bibliotecas Rurales en la Institución Educativa Don José de San Martín de Porres, ubicada en el Centro Poblado San Martín de Porres, provincia de Jaén, aperturó hace poco la biblioteca rural con un Festival de Lectura en el que participaron estudiantes y profesores tanto de San Martín, como del Sagrado Corazón y Magllanal, instituciones que también tienen su biblioteca rural.
Es para nosotros motivo de alegría este empeño colectivo en Jaén. Felicitamos y agradecemos a todo el equipo de profesoras que nos acompaña en esta tarea comunitaria con la lectura y los libros.

Retos por la alfabetización

Nuestro compañero Alfredo Mires fue invitado como panelista en el I Encuentro “En la ruta de la alfabetización 2019-2021”, celebrado en Cajamarca. Aquí algunos aportes de su presentación:
“Ser analfabeto no implica una reducción de la condición humana y sapiente. Y saber leer y escribir las palabras puede ser una bendición, pero a la vez, también puede ser un distractor de otras formas de memoria y comunicación”.
“Si no conocemos las raíces de nuestra propia cultura, por bonito y claro que parezca un proyecto, siempre pecará de invasivo y colonizador”.
“Por lo general, la primera víctima de la alfabetización es la soberanía, porque el alfabetizando no decide la lengua, el método, el docente y, en la mayoría de los casos, ni siquiera la razón por la cual debe aprender a leer y escribir”.
“La alfabetización se convierte en una afirmación de la negación: “Tú no sabes” dice, y desde esta sumisión se ejerce lo que podríamos llamar el enseñaje”.
“Salvo honrosas excepciones, se alfabetiza en la lengua standar o dominante, no en el idioma matriz y, menos aún, en el habla local”.
“¿Cuáles son los desafíos en este sentido?: ¿enseñar la gramática que rige un idioma o comprender y respetar la cultura propia del habla?”.
“Erradicar el analfabetismo no significa erradicar las causas que lo originan”.
“La alfabetizaciíon no puede ser un proceso supresor. Y las formas de aprendizaje no tienen que ser tributarias del sistema”.
“Resulta valioso aprender a leer para yapar nuestra capacidad de comprender la realidad, y aprender a escribir para fortalecer nuestra capacidad de transformarla”.
“Por eso también nosotros estamos convencidos que hay una veta de futuro en ese raigón extraordinario que constituye la Oralidad.
En suma, podemos sostener que en cualquier acción alfabetizadora debería primar por lo menos cuatro consideraciones:
1. La decisión soberana de las personas o grupos a ser alfabetizados.
2. Que los lugares en los que se desarrollen estos procesos sean francos espacio de confianza.
3. Que el quehacer alfabetizador no suprima la cultura propia ni las otras formas de comunicación
4. Que los materiales a usar sean construidos desde la tradición cultura, con la autoridad de las palabras propias de cada comunidad”.