julio 17, 2018

Escuchar las voces primigenias

Las familias comuneras pertenecientes a la Red de Bibliotecas Rurales beben de la sabiduría de la cultura andina, cosmovisión que implica vivencia intrínseca y sensitiva con la naturaleza. Por ello, la crianza y el cuidado de todo cuanto hay son prácticas cotidianas en las comunidades del campo; se trata de una relación afectiva con el mundo, es decir, los mundos: el de aquí, de adentro, el de arriba, el de allá.
Esta expansión del hábitat permite la actitud reverencial, ritual y de plena conversación con los demás seres pues no sólo sabe la comunidad humana: saben las plantas, las nubes, los apus, la misma chacra, las lagunas, los ríos, todas las gentes de estos mundos que componen la cultura primordial andina.
Se vive, se conversa y se aprende de la auténtica filiación con ella; la Pachamama está en todo cuanto existe, en lo que vemos y no podemos ver, en lo que compartimos y apoyamos, porque todos somos tierra, todos somos comunidad.
Así que maltratar, explotar, ensuciar y contaminar la tierra es la afrenta más grande que hacemos a la naturaleza.
Escuchar las voces de la cultura andina nos permite volver a sincronizarnos con las voces de los cultivos, el sonido y significado de los vientos y la lluvia, los cantos que engendra la vida comunitaria, la vida sencilla y plena; la vida diversa, plural y alegre de las gentes del campo.

Balances de lectura

Las lecturas, los lectores y las formas de leer en el campo siguen mostrándonos el dinamismo que habita en el seno de la Red de Bibliotecas Rurales de Cajamarca.
Tal como dice nuestro compañero Alfredo Mires Ortiz: La lectura no es un ejercicio académico, no es para sacar una nota: la lectura es despertar la capacidad de leer el mundo y, a través de esa lectura, leer los libros”.
Unidas a las lecturas que los campesinos cajamarquinos hacen de la naturaleza, están las lecturas que hacen de los libros. Queremos resaltar a Fernando Alexis, de 11 años, de la provincia de Chota, quien es uno de los más asiduos lectores de la biblioteca rural de su comunidad.
Si la lectura, como nos enseña Alfredo, “debe ser un apasionamiento constante”, de ello dan fe las bibliotecas rurales de las provincias de Hualgayoc y Cutervo que entre sus lectores constantes se encuentran niñas, niños y jóvenes entre los 7 y los 18 años, y también un buen número entre los 19 y 35 años.
La familia Cieza, en Hualgayoc, sobresale por la cantidad de libros que solicitan y leen. Don Anaximandro Velarde, bibliotecario de su comunidad, se distingue por ser un lector incansable.
Por su parte, uno de los sectores de la provincia de Contumazá, registra un importante número de lectores de 61 años en adelante.
Estas noticias nos alientan a seguir animando las prácticas de lectura en el campo; gracias a nuestros bibliotecarios y coordinadores, hombres y mujeres, niñas, jóvenes y adultos que impulsan el canje de los libros, los círculos de lectura y la lectura ‘nutritiva’ que nos lleve a “leer nuestra propia realidad, poner lo que sabemos al servicio de nuestra gente y ser humildes”. La lectura “tiene que ser una proclama de libertad, para crecer, para imaginarnos un mundo mejor”.

Ideas y corbatas

Solo por si acaso, hace algunos días apareció esta noticia en los medios:
Científicos revelan los efectos negativos que usar corbata puede causar en el cerebro.
Un grupo de científicos alemanes reveló que las corbatas ajustadas reducen el flujo de sangre al cerebro al aplastar las venas del cuello. Los resultados del estudio fueron publicados en la Neuroradiology. Robin Lüddecke, del Hospital Universitario de Schleswig-Holstein, en Alemania, y sus colegas escanearon los cerebros de 15 hombres jóvenes sanos antes y después de ponerse una corbata.
Cada participante recibió instrucciones de hacer un nudo de Windsor y apretarlo hasta el punto de una ligera incomodidad. Justo después de que los hombres estrecharon los lazos, el flujo de sangre en sus cerebros cayó en un promedio de 7.5%. No se observaron cambios en el flujo sanguíneo cuando el experimento se repitió con 15 hombres que no se pusieron una corbata.
Los científicos encontraron que el uso de un lazo comprime las venas en el cuello, empujando la sangre hacia el cráneo y creando una acumulación de presión. Es muy probable que esta presión adicional aplaste los vasos sanguíneos del cerebro y reduzca el flujo sanguíneo, dice Lüddecke”.
Ahora se entienden algunas vainas…

Heart Links en Cajamarca

Cada año nos visita un grupo de amigos de Heart Links - Lazos de Corazón, una organización fraterna con sede en London, Ontario, Canadá. Ellos trabajan hace más de veinte años a través de la amistad y el apoyo, también con la Red de Bibliotecas Rurales.
Cada año organizan un viaje solidario a Perú para brindarles a los residentes canadienses la oportunidad de visitar, conocer y participar con entidades y amigos peruanos y comprender mejor nuestra realidad. De esta manera, al regresar a Canadá, con el apoyo de los participantes del viaje, intentan aumentar la consciencia en Canadá sobre la problemática social, ambiental y política en el Perú.
En junio tuvimos otra vez la visita de algunas amigas de Heart Links. Cecilia, Janet, Julia, Melissa y Sheila nos contaron sobre la situación en Canadá, escucharon lo que contamos del quehacer en Bibliotecas, nos apoyaron en la preparación de libros para el canje en la Red, conocieron algunos lugares de Cajamarca, compartieron comidas, cantos y conversas con nosotros.
Siempre anima un compartir fecundo.

junio 24, 2018

Re–ciclajes

Encontramos una antena de televisión que alguien había dejado y se nos ocurrió pensar qué uso podríamos darle.
Como ya cesaron las lluvias, los pájaros necesitan más bebederos, peor aun en una ciudad como Cajamarca que anda creciendo desbocada y sin áreas verdes.
Así que convertimos la antena en un nuevo bebedero… pero los pájaros no se le acercan. ¿Será que en las antenas quedan rezagos de algunos programas televisivos o de ciertos noticiarios?
Habrá que seguir aprendiendo de los pájaros. Y ver qué utilidad podemos darle a aquella antena.

Visitando El Progreso

Anduvimos por los caminos de Chota, hasta la biblioteca rural ‘El Progreso’, distrito de Chalamarca. Aunque no logramos vernos con nuestro coordinador de zona, Rigoberto Vásquez Cubas, sí contamos con la cálida y sonriente presencia de Yanela, la hija de don Rigo, quien con su habitual amabilidad y cercanía nos mostró el lugar donde tienen su biblioteca; y nos contó que la biblioteca tiene un buen número de lectores, quienes llegan cayendo la tarde para solicitar los libros.
¡Gracias a nuestras familias comuneras y bibliotecarias, que están, permanecen y acompañan el caminar de la Red, sus libros, lectores y lecturas!

Samuel en la Red

Samuel Suárez Ronay llegó en la tercera semana de mayo, desde España, para acompañarnos voluntariamente –por el lapso de un mes– en algunas de las muchas tareas que siempre tenemos en la Red, particularmente en nuestro Centro de Canje.
Desde hace varios meses, Samuel se contactó con nosotros solicitando un periodo de participación con nosotros. Con diecinueve años de edad, imaginábamos que al recibir las Condiciones de su voluntariado, desistiría: nos alegró mucho saber que no sucedió así y Samuel se integró a nuestra familia con mucho entusiasmo.
Valoramos mucho su aporte en las tareas que se le han encomendado y su disposición para integrarse en la Red.
Para nosotros no es solo la incorporación de una persona en las tareas a cumplir, sino cómo la concepción y convivencia contribuyen en la formación de cada quien.
Nuestra gratitud por este tiempo compartido con Samuel.

Leyendo para los que escuchan

El Programa Comunitario de la Red de Bibliotecas Rurales atiende a 78 niños con ‘discapacidad’ en diferentes caseríos de la Región Cajamarca. Nuestro enfoque de Rehabilitación Basada en la Comunidad, se centra en el acompañamiento de los niños y sus familias, en su atención mediante terapias, en la capacitación a los padres para que ellos –de manera permanente– puedan seguir aplicando las terapias a sus hijos y velando por la promoción de la inclusión escolar.
Sin embargo, la creatividad de nuestros coordinadores no tiene límites: ellos organizan paseos con los niños, hacen viveros y plantan árboles en las comunidades, organizan capacitaciones para profesores, luchan para que se instalen Oficinas Municipales de Atención a las Personas con Discapacidad (OMAPED), apoyan en los huertos familiares y también promueven la lectura para los niños con capacidades proyectables.
Esta última actividad –la lectura con y para niños con discapacidad– se ha incrementado mucho en las últimas semanas ya que tenemos una dotación de libros de cuentos de la Red. Ahora, todas las familias tienen en su casa cuatro fascículos de cuentos de la colección “…y otros cuentos”.
Viendo a los padres con sus libros en las manos, leyendo a sus hijos que muchas veces sólo pueden escuchar, nos anima mucho. ¡Qué nuevos mundos mágicos se abrirán a los niños del Programa Comunitario!
Nuestras gracias al Centro de Canje de la Red.

Un ir y venir de letras e historias

Gracias a la voluntaria y comprometida labor de nuestros coordinadores, los libros se mueven por casi todas las provincias de Cajamarca. Canjear los libros es uno de los ejes centrales que tiene la Red de Bibliotecas Rurales pues con ello logramos que muchos más comuneros, niñas, niños, jóvenes, hombres, mujeres, accedan a la lectura.
El canje es la circulación de letras, historias y posibilidades de aprendizaje. Este movimiento de libros que se produce dada la interacción de lectores, coordinadores, bibliotecarios y Oficina Central, logra establecer un fuerte lazo entre las necesidades y gustos de lectura de nuestros lectores, el ánimo solidario de los coordinadores que van de biblioteca en biblioteca recogiendo los libros que ya se han leído o requieren cambio por uso u otro; los bibliotecarios encargados del registro de lectores, de promocionar libros y lecturas y recibir las demandas del servicio en sus comunidades; y el papel del Centro de Canje, en la sede central, donde se dispone de un conjunto de libros de diversos tipos: los propios (libros producidos por la Red, con base en el rescate de la tradición oral cajamarquina y otros temas de interés para nuestras comunidades); literatura, educación, agropecuaria, artes, salud, tecnología, historia, entre otros.
Canjear los libros nos alienta siempre porque cada libro es una herramienta de trabajo, es un medio para propiciar los encuentros y las conversas y son nuestros amigos, nuestro apoyo, nuestros compadres.

mayo 25, 2018

Sensibili-andando

A mediados de mayo, el Programa Comunitario para el acompañamiento de niños con capacidades proyectables, junto con el Centro de Recursos de Educación Básica Especial (CREBE), Cajamarca, realizó dos talleres de sensibilización y capacitación en el marco de la inclusión escolar en el distrito de Sócota, provincia de Cutervo.
La asistencia de los profesores de los niveles Inicial, Primaria y Secundaria, fue muy alto y el público participó activamente y con gran interés.
El taller se enriqueció con Técnicas Participativas de Educación Popular y dinámicas de sensibilización, tratando así de mirar de otra manera la educación en general e inclusiva.
Si concebimos la sensibilidad como una capacidad de las personas a emocionarse ante la belleza y los valores estéticos o ante sentimientos como el amor y la ternura, en ambos talleres logramos acercarnos a nuestro objetivo. Los profesores que asistieron a las capacitaciones quedaron sorprendidos, contentos y animados para renovar su concepción del trabajo con y para los niños con necesidades educativas especiales. Juntos sí podemos conquistar un espacio de aprendizaje más vivencial y apropiado para los niños en las comunidades campesinas.