mayo 31, 2022

Viejos y nuevos amigos

Hace muchos años, Karin Rojas y Gaby Díaz llegaron como voluntarias a la Red. Fueron miembros del Grupo de Estudios de la Prehistoria Andina (GEPA) y hemos viajado con ellas a diferentes lugares. Participaron en la oficina, en diferentes ámbitos y Karin incluso vivió durante varios años en la casa de la Red en Cajamarca, administrando todo el local. Tenemos muchos hermosos recuerdos de estos tiempos, hay muchas anécdotas que podríamos contar y nuestra gratitud por el voluntariado de estas amigas es infinita.

Pasaron los años y ahora tanto Karin como Gaby son madres de familia y tienen sus propios quehaceres. Sin embargo, cuando las preguntamos hace unas semanas si no estarían dispuestas de ayudarnos con el manejo del Centro de Canje de los libros, corazón del trabajo de la Red, ambas contestaron con mucho entusiasmo que sí.

Ahora están llegando con cierta frecuencia para asumir las amplias y diversas tareas como voluntarias de la Red. ¡Pero no vinieron solas! Con ellas llegaron sus hijos, cuatro jóvenes geniales: Rodrigo, Sebastián, Diego y Adriana. Y también el esposo de Karin ofreció sumarse a la causa.

Es un regalo del cielo, una bendición, una luz y una esperanza.

Bienvenidos, amigos todos.


La Red en Jaén

¡Que grato esfuerzo el de nuestro equipo en Jaén!

Recientemente, participamos en la I exposición del libro Jaeno. Ahí estuvieron a pie firme, la profesora Sara Moreno y los estudiantes de Ciencias Sociales.


La BRIE de Manuela

La propuesta de la Red se incrementó hace ya varios años con la formación de las Bibliotecas Rurales en Instituciones Educativas (BRIE): en las escuelas o colegios que lo decidieron pueden tener una Biblioteca Rural.

Una de ella es la que tiene Manuela Vásquez, coordinadora de nuestra Red, en su Institución Educativa.

¡Hay que ver con qué entusiasmo los niños leen y hacen su préstamo de libros!


abril 29, 2022

Biblioteca viva

Hace poco, nuestra Red de Bibliotecas Rurales, estuvo de aniversario, siempre humilde, en silencio, sin bombos ni platillos. Y es que, como siempre decimos, acá, la bulla la hacen los libros.

Nuestra mejor manera de celebrar, entonces, es a través de la lectura colectiva, porque, aunque sea una sola persona la que lee, es toda la comunidad la que se beneficia. Celebramos con el viaje de nuestros libros hasta las comunidades donde siempre son bienvenidos y leídos. Y, además de celebrar la lectura en los libros, celebramos a la biblioteca viva formada por los lectores y bibliotecarios, hombres y mujeres, niños, jóvenes y ancianos; pero, sobre todo, por la memoria de quienes nos legaron esa inmensa tradición oral que hoy se transmite a través de los libros que nacen en nuestra Red. Celebramos la constancia de quienes la recogen en las comunidades, escuchando con paciencia a quienes saben y conocen para escribir luego sus memorias de la manera más fiel posible. Celebramos también a quienes, desde hace tantos años, van dejando su ejemplo y su sabiduría al alcance del presente y del futuro: Padre Juan, Alfredo, don Pascualito y todos nuestros compañeros que son de esta familia. Ellos, sin lugar a dudas, son nuestra biblioteca más grande y sabia. Ellos son nuestra biblioteca viva.

Gracias, Antonio Basanta

Reconocido escritor español (doctor en literatura hispánica), docente, editor y autor de muchos libros relacionados con la promoción lectora.
Ha sido director de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez, durante más de 25 años.
Hace poco, Antonio sacó su más reciente libro, "Leer contra la nada", que reúne profundas reflexiones en torno al valor de la lectura.
Generosamente, Antonio nos ha hecho llegar una donación de este su libro para las comunidades de nuestra Red.
Aquí y siempre nuestro respeto cariño, admiración y gratitud para Antonio.

Manuela y la lectura

Manuela Vásquez es docente y coordinadora de nuestra Red.
Ella hace comunidad con 37, de la Institución Educativa 82663, anexa al IESP de Bambamarca.
En su escuela tiene una BRIE (Biblioteca Rural en Instituciones Educativas)
Los propios niños conducen la biblioteca, hacen el préstamo y registran a los lectores.
¡Felicitaciones, Manuela!
Este es un ejemplo extraordinario para docentes, estudiantes y comunidad.

Julio y la lectura



Nuestro amigo José Julio Estela no cesa en sus afanes por promover la lectura. Esta vez ha estado en la zona de Campodén, a la que también llevó nuestros libros y el ánimo de leerlos.

Cumpleaños feliz

Dicen que llega otra vez la nieve y el frío.
Dicen que las pequeñas flores que brotaron en los últimos días necesitan nuestro cuidado.
Dicen que anoche las bombas nuevamente han destruído muchas casas de amigos en el este.
Dicen que vivimos en tiempos que se oscurecen...
Pero nosotros sabemos que sí llega la primavera, porque ya está, aunque no la vemos.
Cuidamos las flores, hasta las más chiquititas.
Nos aferramos a la esperanza que la cooperación siempre gana.
Sabemos que cada vela desplaza la oscuridad,
porque seguimos andando...
¡Feliz cumpleaños a todos los miembros de Bibliotecas Rurales!
Con fuertes abrazos
Monika Pfändler

Día del libro

Este 23 de abril se celebró el Día del Libro. Nos alegra que cada año esta celebración sea más notoria, más publicitada. Y esperamos que no se convierta en una fecha más del calendario, como el Día de la Madre u otras fechas llenas de buenos deseos, escaparates con exquisitas ofertas, fiestas y comilonas, pero, al día siguiente, los protagonistas son otra vez olvidados por un año entero.
En la Red de Bibliotecas Rurales celebramos nuestros libros cuando nacen, cuando se alistan para viajar a las comunidades, cuando son leídos, cuando son dados de baja por deterioro debido al uso, cuando se acaban y no queda uno en el stock. Pero, sobre todo, los celebramos cada vez que los leemos y de ellos aprendemos.

Homenaje

Son pocas las personas que reúnen tantas cualidades en un mismo ser; hablamos de Alfredo Mires Ortiz, uno de los más emblemáticos bibliotecarios de la Red de Bibliotecas Rurales de Cajamarca y, aunque lo conocemos como el Asesor Ejecutivo de la Red, todos sabemos que no sólo es asesor-consultor, también es creador y alma, conocedor y maestro, guía y acompañante. Asimismo, es experto y experimentado lector, escritor, contador y “domador” de cuentos e historias; es escucha, voz y canto; copla y chiste, dibujo y teatro; letras y sonidos, tradición oral, instrumento musical, patrimonio natural y cultural; es corazón y tierra: cerro, planta, colibrí y agua. Alfredo encarna a todos los seres del Pacha.

Tal vez muchos no conocen la cantidad, la diversidad, la calidad y la profundidad de las letras que escribe Alfredo. Desde apuntes en papelitos llenos de frases, esquemas o palabras; notas de campo y de viaje, cuadernos repletos de dibujos e ideas geniales, pasando por artículos de revista, conferencias inaugurales, ponencias y discursos; talleres y propuestas educativas y culturales; ensayos, coplas, poesía, aforismos, correspondencia…

En cada hoja, en cada libro, en cada soporte, Alfredo plasma un mundo para imaginar y soñar, una apuesta por la dignidad y el tesón de las poblaciones campesinas, de los marginados y excluidos. Ofrece siempre una manera renovada y revolucionaria de ver la lectura y los libros, las bibliotecas y los saberes del mundo. Siembra luces y razones para rebelarnos contra la opresión del colonialismo; para saber quiénes somos y hacia dónde queremos ir.

Por ello, no dejamos de celebrar las distinciones, los reconocimientos y los premios que le han otorgado a Alfredo a lo largo de estos 50 años en los que ha estado hombro a hombro con las familias comuneras de Cajamarca bajo el lema “Con los libros en la tierra”.

Para él todo el cariño y admiración, todo el abrazo y el corazón palpitante de su familia, que somos todos.

Nathalia Quintero

Medellín, Colombia