julio 16, 2019

¡Coplita de los coplares!

Acaba de salir la tercera edición de “Coplita de los coplares – El Cantar de los Cantares en coplas campesinas”, un trabajo de nuestro compañero Alfredo Mires cuyos versos se andan cantando en las comunidades.
La primera edición apareció en 1991 y no ha dejado de leerse.
¡Pronto estaremos invitando a su lanzamiento!
Vengan queridos amigos
vengan y canten conmigo,
coman y beban sin cuenta
canten y bailen conmigo.

Rescate en Paranshique

También anduvimos rescatando nuestros saberes en Paranshique, Huamachuco.
Ahí, con el grato apoyo de la directora del centro educativo, del equipo docente y en coordinación con el Proyecto Amigo, compartimos con los niños este rememorar que nos vitaliza.
Queda mucho por andar, pero estamos en el camino.

Rescate en Quinuacruz

¡Hay que ver el gusto con que los niños de la escuela de Quinuacruz –provincia de Cajabamba– cuentan los relatos de sus padres y abuelos!
Ahí anduvimos, rescatando los saberes y en el afán de hacer un libro que sea como nuestro espejo, en el que podamos leernos, juntarnos, enraizarnos, seguir andando.

Alto Dorado leyendo

De la biblioteca rural “Hito fronterizo” –precisamente en la frontera de Perú con Ecuador– también nos llegan noticias del ánimo lector.
El profesor José Onécimo Guerrero Aranda, bibliotecario de Alto Dorado nos comparte este ánimo que sigue creciendo.
¡Van nuestras felicitaciones y abrazos!

Apreciaciones

De nacionalidad argentino-peruana, Isabel María Álvarez –educadora, investigadora y activista intercultural–, nos ha hecho llegar desde la Patagonia, donde reside y trabaja, este comentario nacido de la lectura de “Para seguir andando”.
Gracias, Isabel. Aquí compartimos estas fecundas reflexiones:
No importa el tiempo que lleve la tarea cuando el propósito reviste tal significatividad: empoderar a los pueblos para que se cuenten a sí mismos.
Con la sabia humildad que caracteriza su “estar” en el Pacha, Alfredo Mires Ortiz nos comparte su itinerario hacia el Este –esa dirección desde donde viene la luz– para avanzar en el paradigma decolonizador que nos debemos en los Andes y en todo el Abya Yala.
“Para seguir andando” es una hoja de ruta en la que el trabajo empírico –de elocuente y efectiva co-participación– fluye con impronta de denuncia en una textualidad humanista que nos orienta y nos convoca a pensar nuestra episteme desde una cosmovisión propia pero con vocación intercultural.
Un mensaje claro de persistencia (y no de resistencia) que encarna en la acción el preciso y precioso postulado de Paulo Freire: “Todos nosotros sabemos algo. Todos ignoramos algo. Por eso aprendemos siempre. Ninguno educa a ninguno, nadie se educa a sí mismo, los hombres se educan entre sí, mediatizados por el mundo”.
Un recurso imprescindible para la reflexión y el análisis en la formación inicial y en servicio de la comunidad magisterial de los países andinos.

La lectura es una llama

Marleny Olivera, coordinadora de nuestras bibliotecas en la zona de San Ignacio, nos escribió hace poquito contando el entusiasmo que ha generado la biblioteca rural en la comunidad de Potrero Grande: “¡La atención con los libros ha dado espacio a que se acerquen más y aprendan mejor!”
¡Qué ejemplo más grato!
Aquí las fotos que nos hizo llegar del profesor Diómedes Camacho, bibliotecario:

GEPA II

El Grupo de Estudios de la Prehistoria Andina –entidad de nuestra Red– inicia una nueva etapa.
A comienzos del nuevo siglo, el GEPA asumió la tarea de estudiar y reflexionar en profundidad acerca de las raíces de nuestra cultura y afianzar diversas investigaciones en torno al arte rupestre.
Esta vez va por más, abarcando diversos para la compresión del camino comunitario que como pueblo hemos heredado.
La convocatoria está abierta.

La necesaria tarea

La edición digital Nº 1459 de El Orejiverde – El diario de los pueblos indígenas, que se publica en Argentina, trae un excelente artículo de nuestro amigo Daniel Canosa.
El artículo está relacionado con una nota nuestra “en donde entendí –nos cuenta Daniel– que podría vincular una antigua tarea realizada en la experiencia Qomllalaqpi”.
Aquí compartimos el enlace:

Decires y Escritos

Nuestra Red inicia una serie editorial –en versión digital– con artículos, entrevistas y conferencias del compañero Alfredo Mires, abordando diversos temas y reflexiones vinculados nuestra organización.
Decires y escritos comienza con la edición de “Para seguir andando”.
¡Y seguimos andando!

El poder de la voluntad

Hace unos meses, nuestro compañero Jesús Oswaldo Quispe nos llamó para preguntar si podíamos poner una biblioteca rural en una lejana comunidad ubicada en la selva central de Huánuco…
No salíamos de la sorpresa: va a ser un poco difícil atenderla, nos dijimos, estando tan lejos y con las más de quinientas bibliotecas que debemos atender, a puro punche, aquí en Cajamarca…
¿Cómo es que alguien de tan lejísimos se había anoticiado de nuestra humilde propuesta y camino? Mientras estaba siendo atendido con la quimioterapia en Lima, Jesús Oswaldo había ido contando de nuestras Bibliotecas Rurales a los otros pacientes, animándolos, animándose.
Y es que este compañero nuestro no para: apenas regresar de su terapia ya estaba cruzando el río Silaco, afluente del gran río Marañón, cargado de libros y de esas esperanzas que son certezas.
Diecisiete bibliotecas más ha formado y sigue andando, espoleando y entusiasmando, recogiendo los cuentos de los viejitos y enseñando a leer a los niños.
Compromiso y voluntariado son más que meras palabras: no hay dificultad que aguante la locura de testimoniar la vida generosa que nos han heredado nuestros abuelos.
Ese es nuestro orgullo: aprender a seguir andando.
¡Felicitaciones! Y gracias, Jesús Oswaldo.