marzo 31, 2022

Orar comunero

Una niña campesina cruza el patio de su escuela, toma la mano de la profesora Manuela ─Coordinadora de nuestra Red─ y le dice:

─ Profesora, ya hay que orar por nuestro amigo Alfredo, para que se recupere pronto y esté con nosotros.

Y todos esos angelitos se juntan y rezan y acompañan a Alfredo en la lucha descomunal ─personal, familiar y comunitaria─ que le toca afrontar sin tregua para sobrevivir y seguir andando.

1 comentario:

Marisa Borrero dijo...

Me sumo y desde Colombia oro por la salud y bienestar de Alfledo